viernes, 17 de febrero de 2017

Nioh y el efecto Dark Souls.



Ha habido un asunto que me ha traído de cabeza toda la semana pasada, a raíz de la salida de Nioh y es el mensaje tan, pero TAN cargante de que "es como Dark Souls" que me cabrea. Me gusta Dark Souls. El primero sobre todo me parece un juegazo hasta el punto de que es junto con el segundo, lo único que he rejugado en años.

Es de mis juegos favoritos desde que me lo pasara de salida en PC. Me gustó tanto que, teniéndolo original en formato digital, lo volví a comprar en físico solo para tenerlo. De hecho lo volví a comprar en edición de prensa para PS3. Dicho esto voy a dejar claras dos cosas. 

La primera es que, niños, Dark Souls no inventa absolutamente nada. Todo lo que he hace ser lo que es ya existió en Demon's Souls. Será de los mismos, sí, y podéis seguir adorando a Hidetaka Miyazaki. Pero al Cesar lo que es del Cesar. Si Dark Souls es más famoso es porque ha salido en más plataformas. Tendrá su mérito pero no es el juego que "lo empezó todo". El tipo de combate, la dificultad, el sistema de almas, de muertes, etc. Ya estaba en Demon's. Lo que añade Dark Souls a esa fórmula es un diseño de niveles más orgánico. A diferencia de Demon's, donde había un nexo desde el que viajabas a las distintas zonas, todo está más conectado.

Ahora vamos al segundo punto, que parece que los analistas (en referencia a los que analizan juegos) no quieren entender. O lo entienden pero maquillan para que la audiencia pueda entenderlo y sentirse culta. Nioh se parece a Dark Souls en que es difícil. Es lo que a muchos nos llamó la atención, es cierto. Pero es que de hecho guarda más relación con Bloodborne. "Bueno pero es de From Software", sí, lo sé. Pero es que no es Dark Souls. Ambos títulos (DS y Bloodborne) son esencialmente iguales pero diferentes, hasta el punto de que una de las mecánicas principales de los Souls desaparece en el segundo título.

Antes de continuar quiero meter aquí, un poco con calzador, lo que yo denomino el Efecto Dark Souls. Y es que en cualquier discusión sobre videojuegos alguien acaba nombrando el puñetero Dark Souls. Da igual si se habla sobre los juegos que más enganchan, los más difíciles, los mejor diseñados, los que tienen mejor historia... Da ABSOLUTAMENTE igual. Y repito: Me flipa el juego. Pero ya cansáis.

Nioh, como Bloodborne, no incluye escudos. Basa todo su combate en esquivar, en tus reflejos, en el frenetismo. Pero aquí no hay bestialidad. Además tenemos armas de fuego. Y pare usted de contar. Vale, las estadísticas son prácticamente las mismas como en casi todos los juegos que te permiten desarrollar a tu personaje con un árbol de habilidades. Y ya. En serio, ¿en qué se parece? ¿Despertamos en el mundo de los sueños? ¿Acaso hay una historia oculta que no conoces si no la buscas? Porque hasta donde yo sé, la historia se da mascadita. ¿Acaso los Souls y Bloodborne tienen un sistema de niveles de juego por misiones? ¿Tienen Yokais? ¿Transcurren en el Japón feudal? ¿Puedes invocar espíritus guardianes? ¿Tienes diferentes posturas para afrontar el combate? ¡Ah no! Que lo que pasa es que tenemos que ir de pedantes y decir que esto se parece a ese gran juego que solo los iluminados parecen conocer. Spoiler; Lo ha jugado todo el mundo.

Hasta ahora no he leído a ningún medio analizar Overwatch diciendo "es como el Counter Strike pero en Otaku" o al Call of Duty "Es como Battlefield pero en cutre y dejado". Y probablemente si lo dijeran muchos que van de entendidos se lleven las manos a la cabeza. Sin embargo ambas comparaciones son igual de insulsas. Aunque sigue sin entrarme en la cabeza cómo después del tráiler de la Frontera del Caspio del Battlefield 3, alguien puede preferir el Call of Duty

Sinceramente, me parece una vergüenza que se diga de Nioh que copia a los Souls, sobre todo en medios "serios". Y si digo todo esto aquí y no me espero al análisis es porque yo no quiero caer en la comparación en la que por inercia tengo que caer para decir, irónicamente, que no se parecen. Por cierto, cuando Hidetaka Miyazaki era todavía un chaval de unos 14 años, Tecmo sacó para la NES un juego llamado Ninja Gaiden. Team Ninja, fundada en 1995, pertenece a Tecmo y resucitó dicha saga para Xbox en 2004.

Adivinad a qué juego dicen los más fanáticos de From Software que se parece Dark Souls.

No hay comentarios:

Publicar un comentario