domingo, 28 de mayo de 2017

Análisis - Rule of Rose


Título: Rule of Rose
Desarrollador: Shirogumi Inc
Plataforma: PS2
Género: Survival Horror
Año de lanzamiento: 2006

Considerado por muchos un juego de culto y deseado por otros tantos que no pudieron hacerse en su día con esta supuesta joya de PlayStation 2, Rule of Rose no deja indiferente a nadie que haya oído hablar de él. Y puedo entender por qué. He de decir que me ha costado mucho poder jugar a este juego, siendo el principal problema su precio infladísimo en el mercado de segunda mano, excusado siempre en una tirada escasa en Europa principalmente. Vamos, que si lo quieres tener de manera legal y todo eso prepárate para desembolsar más de 200€.

Es comprensible llegados a este punto que muchísima gente se eche para atrás y opte por otras formas de poder disfrutar del título de Shirogumi Inc. Desde ver alguna partida en YouTube a que te presten el juego o incluso piratearlo con la excusa de que ya no está a la venta. Pero la pregunta del millón es... ¿Merece la pena desembolsar 200€ por este juego?



No voy a andarme con rodeos. No. Lo siento si alguien lo ha hecho, y me alegro si no le ha importado y está contento con su compra y su decisión. Yo personalmente me sentiría bastante estafado. No sé si es que la gente que se ha dejado un dineral en este juego necesita justificar tal compra o qué, pero está muy lejos de ser un título con el status de "juego de culto".

Voy a empezar con lo que no me ha gustado, porque estas cosas me han llevado a un punto de desesperación que madre del amor hermoso. Tiene un sistema de combate horrible, cancerígeno, pésimo. Es lento, impreciso, tosco... Cualquier adjetivo os aseguro que se queda corto. Hay jefes finales con unos hitbox (el área que tienen dentro de la cual te alcanzan) ridículos y me he encontrado con alguno que, estando yo detrás y atacando él hacia adelante, me comía el ataque hiciese lo que hiciese. Vergonzoso.

Pero no queda ahí la cosa, porque no es solo que tú te lleves golpes injustificados, es que en ocasiones (bastantes) te vas a encontrar conque no hay manera posible de darle a un enemigo aunque estés viendo que clarísimamente tus golpes le están dando. No estoy pidiendo un sistema de fijación de objetivos, aunque habiendo salido este título en 2006 estoy seguro de que alguno por ahí había que lo usase, pero sí algo más pulido (Manhunt, 2003. Ejem), porque de verdad que me parece una vergüenza. Quién sabe, quizás me pongo con el Silent Hill 2 y resulta que es igual de insufrible pero cuando me pasé la tercera y la cuarta entrega no recuerdo algo tan acentuado aunque sí fallara.

La palma aquí se lo llevan los jefes finales, que por desgracia tienen errores más allá que los hitbox. La gran parte de los combates son repetitivos, largos, lentos y aburridísimos. Por no hablar de la dificultad, donde el primer jefe me mató un par de veces y el último directamente no me tocó ni una vez. El último. El jefe final. El punto álgido. El clímax. No me tocó.


Es como si se hubieran percatado de que lo estaban haciendo mal y les hubiese importado nada. Como punto positivo a este factor he de decir que, por un lado, la cantidad de armas disponibles es bastante acertada y hacen que no tengas que comerte demasiado la cabeza. Cada episodio tiene un arma oculta y entretiene bastante el ir encontrándolas y mejorando tu potencia de ataque. Alguno habrá aún así que se haya pasado este juego con el tenedor del principio. Otro punto a su favor es que gracias a Dios puedes evadir al 90% de los enemigos de este juego, por lo que no serán muchos los momentos en los que tengas que lidiar con el tumor que representa el sistema de combate.

Dicho sistema se ve envuelto en otro polémico aspecto del juego: Su estructura jugable. Me voy a explicar y para ello vais a perdonarme el salto, pero tengo que explicar el argumento. O lo que he entendido de él. En Rule of Rose encarnamos a Jennifer, una joven de unos 19 años que por avatares del destino debe ir haciendo regalos a una élite aristocrática infantil. Transcurre en dos localizaciones: Un dirigible y un orfanato, aunque la mayor parte del tiempo estaremos en la primera. El caso es que la élite aristocrática, que basa sus reglas en la llamada "Regla de la Rosa" que da nombre al juego, es bastante clasista y está muy jerarquizada. Pero hasta el punto en que en más de uno y de dos casos roza el acoso escolar.


Luego volveré a la historia, pero esto me basta para explicar el punto de la jugabilidad que no me gusta. En cada nivel te presentan una historia bastante macabra, como por ejemplo Las cabras hermanas o La Sirena, y que como habréis podido presumir, no acaban bien. Los regalos de los que hablaba antes están directamente relacionados con estas historias en el mayor de los casos. Así por ejemplo, en El pájaro de la felicidad tienes que encontrar un pájaro para entregarlo como regalo, o en La Sirena, debes hacerte con una sirena.

¿Cómo se hace esto? Bueno, dado que las localizaciones no es que sean especialmente grandes va a tocar ir y venir constantemente y para ayudarnos en nuestra tarea tenemos a Brown, el perro que vemos en las imágenes. Este perro es una mecánica más que, de haber estado bien llevada habría sumado más que restar. Ojo, que valoro la originalidad de la idea pero ya veréis.

En cada episodio nos dan "un algo" que forma parte de aquello que buscamos. Una pluma, una escama... Y tenemos que hacer que el perro las huela para seguirle la pista. Esto se traduce en que todo lo que hay que hacer para avanzar en este juego el 90% de las veces es limitarte a seguir al perro. Y salvo dos episodios que son estrictamente "informativos" y sirven a propósitos narrativos, en el resto hay dos partes bien diferenciadas. En la primera seguimos al perro sin más y en la segunda le seguimos mientras tratamos de evitar sufrir el aberrante sistema de combate.

He de añadir que el término "survival horror" le queda grande. Porque realmente la única supervivencia que puedes necesitar como tal es a la hora de recuperar vida. Pero entre que puedes usar al perro para buscar comida y que cada vez que acaba un episodio te la restauran por completo... Acabas con el inventario llenísimo.

Luego hay cosas bien llevadas. Por ejemplo, si le das a oler una cajita de galletas, encontrará galletas. La comida por cierto es lo que te recupera la vida. Esto por ejemplo me parece genial, la idea de tener un perro que te ayude a encontrar objetos que de otra manera no verías. Pero se abusa tantísimo de la mecánica del perro que acaba aburriendo.


Volviendo con la historia y por si no lo he dicho ya, es una auténtica paranoia. Como me estoy acostumbrando a decir, mis análisis son Spoiler Free, o Libres de destripes así que no voy a revelar detalles relevantes de la trama y el argumento, pero tengo que quejarme. El juego va mucho a sugerir lo que puede estar pasando, a soltar un par de cosillas y que tú ya si eso pues haces tus cábalas mentales o no. Es al final del juego, si logras dar con el final bueno (lo cual no es muy difícil), y si le dedicas tiempo a la escena extra, que puedes atar casi todos los cabos. Sin embargo en caso de que te pases el final malo olvídate de entender absolutamente nada.

Y esto es algo que en lo personal no me gusta. Entiendo que quieran sugerir la trama y que busquen que sean los jugadores quienes junten todas las piezas del rompecabezas. Pero a mí no me parece justo que a la hora de contar la historia sean narrativamente explícitos presentándote tanto a la trama como a los personajes y luego a la hora de atar cabos desperdiguen casi todas las respuestas y otras se las guarden. Por suerte siempre nos quedará Internet.

No puedo irme sin hablar de las cosas positivas que tiene el juego. La más llamativa es, sin duda, su banda sonora. Las composiciones son simplemente geniales. En algunos momentos se vuelve excesivamente repetitiva y se agradecerían un par de melodías extra para las partes del combate

En definitiva, Rule of Rose no es el juego que los jugadores quieren que sea. Tiene muchísimo potencial y es algo que no puedo negar. Tiene la historia, tiene el ambiente, los personajes... Pero es que luego hace aguas por todas partes. Los enemigos resultan repetitivos, el combate es infame, la jugabilidad acaba cansando... Y qué queréis que os diga, pero da rabia. En parte pienso que el juego salió antes de lo que debería haber salido. Y no me refiero a que tendrían que haberle dedicado más tiempo de desarrollo (que también) sino que creo que, este juego un par de años después cuando ya estuviesen más asentadas ciertas características de los videojuegos.... No sé, por desgracia nunca lo sabremos.

Si os gusta el terror y tenéis la oportunidad, jugadlo. Pero no paguéis por él lo que piden.

6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario