sábado, 20 de mayo de 2017

Análisis - Horizon: Zero Dawn


Título: Horizon: Zero Dawn
Desarrollador: Guerrilla
Plataforma: PS4
Género: Acción / Mundo abierto
Año de lanzamiento: 2017


Hay veces que hay que empezar los análisis dejando las cosas claras y diciéndolas tal como son. Horizon: Zero Dawn es un motivo más para hacerte con una PS4 en caso de que no la tengas, y en caso de que la tengas, es un buen motivo en sí mismo para comprarlo. Así de fácil, así de claro. Se presentó hace un par de E3 y hay que decir que no dejó a nadie indiferente, y ha sido uno de esos títulos que muchos esperábamos con bastantes ganas.

El por qué es sencillo. Últimamente los grandes estudios no quieren correr el riesgo de lanzarse a por una nueva propiedad intelectual (o IP). Nadie, o muy poca gente, quiere invertir 50 millones en un producto que puede no gustar o llamar la atención y es más seguro lanzar algo que ya sabes que va a funcionar. Funciona al revés que los estudios indie, donde lo que se busca es destacar ofreciendo un producto divertido e innovador. Por eso, este Horizon ha llamado la atención de muchos: Por atreverse.


¿El resultado podría ser mejor? Como veremos, sí. Pero es un juego redondo que abre la puerta a futuras entregas con un potencial brutal, qué queréis que os diga. Pero vamos a explicar un poquito de qué va esto de Horizon. Lo primero que me ha gustado, y mucho, ha sido su protagonista: Aloy. Una chica de unos 19 años si mal no recuerdo que para mi sorpresa no han sexualizado. ¡Bravo! No solo eso, sino que no es ningún estereotipo femenino: No es ni la típica muchacha insegura, ni la típica "machorra" que tiene que ir de maleducada y desagradable, como si tener modales fuera algo exclusivamente femenino o yo qué sé.

Esto se traduce en que, si Aloy fuera un chico, todo estaría más o menos igual. La tratan como a una persona y me ha parecido genial. Es que es tan natural, que puedes pasarte el juego y no caer en la cuenta para nada de esto que estoy diciendo y que, sinceramente, me parece algo muy a tener en cuenta. Lo repito: Bravo.

Más adelante volveré con Aloy de manera más personal pero ahora vamos a centrarnos en ella como parte de esta pedazo de historia que es Horizon. Pero antes, vamos a situarnos. Os advierto que este análisis, como todos los que hago, son 100% libres de destripes. Leedlo sin miedo si no lo habéis jugado. El juego tiene lugar en algún momento después de que nuestra civilización actual llegase a su fin. El mundo está ahora poblado por humanos que viven en asentamientos primitivos, y por máquinas. De dónde vienen estas máquinas y todo eso, es un misterio que desvelaréis si jugáis.

Dentro de este nuevo mundo, hay asentamientos. Como no podía ser de otra manera, tienen sus creencias, sus ritos y costumbres... En resumen: Su sociedad. Todo perfectamente estructurado. Aloy es una paria de nacimiento. Un paria es un tipo de persona que ha sido excluida de su asentamiento por razones X, que pueden ser varias. Y sobre esta base se desarrolla toda una trama alucinante que es uno de los mayores puntos del juego.

En términos de ciencia ficción, y sin llegar al nivel del juego que estoy a punto de nombrar, no recuerdo nada así de bestia desde BioShock Infinite. Son obras distintas con narrativas diferentes y un enfoque también distinto: Infinite busca el golpe de efecto al final mientras que Horizon se permite el lujo de poder soltar su "bombazo" poco después del ecuador de la historia. Sin entrar en detalles, Guerrilla se ha sacado de la manga un universo fantástico para crear historias. La base para futuras entregas, repito, está ahí.


Volviendo a Aloy, debo defenderla de mil críticas que ha recibido. Que si no tiene personalidad, que si esto, que si aquello... Cuando a mí me ha parecido una chica normal, con una vida difícil por su situación como paria pero muchísimo más fuerte que sus iguales. Tiene un sentido del deber y de la responsabilidad muy marcados, se maravilla del entorno, de las máquinas, se obsesiona con su pasado, se abruma y agobia con su presente y llega a tenerle auténtico miedo a su futuro inmediato. No es un personaje frío, rígido, unidimensional. Sí, podría estar muchísimo más desarrollado, pero en mi opinión es un personaje redondo a todas luces.

El siguiente apartado que quiero comentar es el de la jugabilidad. Horizon no es un juego fácil, todo lo contrario. Hablamos de un título que es muy exigente. Es como ese profesor que todos tuvimos en primaria que nos hacía esforzarnos muchísimo, no nos pasaba ni una pero que luego te lo recompensaba premiando todo ese esfuerzo. Aquí los combates son difíciles, y al principio más. Pero si te molestas en estudiarte a las máquinas, tu equipo, si investigas, si te paras a pensar, en elaborar estrategias... Descubres que no es que los combates sean difíciles de por sí: Es que tú no estabas preparado. Los combates aquí son exámenes. Y el combate final es una auténtica locura, una ida de olla que tiene hasta una cuenta atrás. Cinco segundos me sobraron a mí, os podéis imaginar.


Ojo, no digo que la jugabilidad no tenga sus 'peros'. Las máquinas suponen todo un reto, pero es que los humanos son todo lo contrario. Es que llega a ser toda una carnicería la que llegas a liar. Claro, te acostumbras a lidiar con bichos enormes que te exigen darlo todo y luego, cuando ves a tres tíos con lanza no es que no te tosan, es que casi se mueren solo con reírte en su cara de lo tristes que son. Las máquinas además necesitan un pulido. Ha habido momentos en los que se volvían locas, se venían arriba o yo qué sé, y empezaban a disparar y a lanzar movidas y ya soltabas el mando porque total: Entre que la máquina no para de dispararte y el control falla bastante... Esa es otra: El control.

El control por lo general es bueno y fluido pero por un lado este juego pide a gritos dos cosas. El primero, algo para escalar rollo Breath of the Wild porque anda que no da toda la pena ver una roquita de dos metros y que Aloy empiece a dar saltitos sin más y acabes subiendo aprovechándote de los colliders. No pido que sea tan enfermizo, pero que por lo menos se te quiten las ganas de romper el juego para subir a los sitios.

Otra cosa que le falla a este juego en el tema del control es que no puedes fijar enemigos. Por favor, Guerrilla, ¡Horizon lo pide a gritos! ¿Tan difícil es? Que vale, entiendo que no queráis que sea fácil apuntar a las máquinas pero haced algo por Dios. Nioh te deja señalar enemigos y aún así no hay apuntado automático. ¡Vosotros podéis!

Seguimos con las cosas por pulir. Las animaciones. Que mucho hablar de Mass Effect Andromeda pero Horizon no se queda atrás, ¿eh? La gente de Guerrilla tenía que estar mirándose casi sin respirar mientras a BioWare le caía todo el chaparrón, no fueran a llamar la atención.

Meridian es increíble.

¿Lo bueno que tiene? El sistema de creación de munición, de trampas, etc es maravilloso. El hecho de que los trajes sean útiles y que haya tenido que ir usando uno u otro dependiendo de la situación. Es algo que he agradecido un montón. Y los escenarios es que es para quitarse el sombrero y lanzarlo por los aires. La ciudad de Meridian es una auténtica sobrada a todos los niveles. Y ya sabéis cómo voy yo con esto de los videojuegos, que por suerte y por desgracia siento que pocas cosas me pueden sorprender, pero lo de este juego es que no es ni medio normal. Me dicen que sale un DLC para pasearte por el juego simplemente deleitándote con las vistas sin máquinas que te ataquen y os digo que lo pago. Y no lo digo de broma ni nada, os lo digo total y absolutamente en serio. Y los desarrolladores, por cierto, saben que se han lucido y por algo han metido un modo foto. Y lo usaréis, creedme.



Quizás me deje algo por tratar, pero creo que he tratado todo. A ver que mire la chuleta...

Narrativa, dicho.
Jugabilidad, dicho.
Apartado visual, dicho.

Vale, sí, dos cosas más. Primero: La música está bien, pero se echa en falta más variedad en los temas. Tiene bastantes melodías, pero que se te queden en la cabeza, dos o tres. Tampoco creo que sea algo muy grave porque lo cierto es que ya estás demasiado flipando con los combates, la historia y lo bonito que es todo como para también dedicarle esfuerzo neuronal a la banda sonora sin dejar de respirar o necesitar pañales.

Otro tema a tratar es que para la segunda entrega, si es que la hay y más les vale que la haya, es que estaría bien que ya que nos montamos una historia tan espectacular, el resto de los personajes involucrados estén algo más desarrollados. Y dicho esto creo que es hora de ir cerrando el análisis con una recomendación: Compradlo. Y si no tenéis la Play, compradla también. Pero es de lo mejor de la generación y del año sin duda alguna. Tiene sus puntos negativos, sí. Y casi me atrevería a decir que no son pocos, pero en lo que destaca Horizon, destaca tantísimo, que los puntos negativos de verdad que pasan a darte igual.

9/10
Gabi's Seal of Approval

No hay comentarios:

Publicar un comentario