miércoles, 8 de marzo de 2017

Análisis - Broken Age


Título: Broken Age
Desarrollador: Duble Fine Productions
Plataforma: PC (versión analizada); PS4; PSVita; Ouya
Género: Aventura Gráfica
Año de lanzamiento: 2014


Tim Schafer es un buen tío, y uno de los que más ha contribuido a esto de los videojuegos. Gracias a él hemos podido disfrutar de Full Throttle, Psychonauts, Grim Fandango (de lo mejor que vais a jugar en vuestras vidas) y títulos muchísimo más conocidos como son The Day of the Tentacle o Monkey Island. Hace un par de años se embarcó en una serie de juegos Indie que fueron Costume Quest, Stacking y este Broken Age. Desconozco si pasó con los dos primeros, pero con este que analizamos hoy hubo una muy sonada campaña de financiación o crowfunding a través de la plataforma Kickstarter.

Se vendió como una aventura que volvía al clásico estilo de Point & Click que tanto éxito le hizo cosechar a LucasArts en los 90, y hubo una fuerte campaña en los medios que lo vendían como una obra maestra del género que había sido posible gracias a la comunidad. Pero me temo que todo eso son palabras bonitas pero que se alejan bastante de la realidad. Porque sí, Broken Age es un buen juego con una ambientación y una historia muy original. Los escenarios me han parecido preciosos y la forma de llevar la historia me ha encantado, porque permite a la gente que busca algo sin complicaciones el no complicarse y ofrece a quien quiera algo más profundo, profundizar.



El problema viene en que hay conversaciones que son aburridas. Me ha encantado que aparezca un personaje (un lobo, para ser exactos) con la voz clarísimamente inspirada en Riff Raff de The Rocky Horror Picture Show, pero a diferencia de lo que sucede en una película como esa donde el personaje no tiene ningún discurso, no me puedes poner una voz pensada clarísimamente para aburrir al espectador en un personaje que es el encargado de revelar partes importantísimas de la trama. Porque el jugador desconecta. No me meto en que esté pensado a posta para ser un sopor, pero no le hagas ser el que cuenta parte vital de la historia.

Y como este, tiene más problemas. La mayoría de personajes son hilarantes, con una personalidad marcada, pero es un auténtico coñazo hablar con ellos. Es que son unos sinsangre, desde el leñador a Alex. Se salva un cuchillo parlante que ojalá hubiera tenido más cabida. Esto en un juego donde el diálogo es una mecánica importatísima, me parece un fallo gordo. De ahí que en Grim Fandango tengamos a Glotis para amenizarnos, por ejemplo.



Otro fallo del juego son sus puzzles porque no tienen término medio: O no tienen ningún misterio a poco que uses la materia gris, o te meten una locura aleatoria que para sacarlo tienes que avanzar con el otro personaje, encontrar una foto familiar, fijarse en lo que aparece por detrás de los fotografiados, relacionarlo con el puzzle, apuntar la secuencia en un papel, volver a cambiar de personaje, comprender cómo funciona el cableado de un robot, sacar la simbología relacionada con dichos cables (aleatoria), apuntarlo también, descubrir el orden en que tienes que conectar los cables y hacerlo. ¿En serio? ¿EN SERIO? ¿Es que os visitaron los creadores de Myst o algo así?

Pero basta de hablar de lo malo. Porque tiene cosas buenas, por las que merece la pena darle una oportunidad a un juego como este. De entrada, artísticamente es una maravilla. Tiene escenarios que son preciosos y tremendamente originales. No hay nada en el mercado que se le parezca. Y la historia también es genial, siendo lo que de verdad engancha. Es que quieres saber qué está pasando, quieres saber por qué está pasando lo que pasa y si serán capaces de solucionarlo. Necesitas avanzar y conocer más, te pican la curiosidad ¡y es genial!


No le he dado demasiadas vueltas a la historia pero te dejan bien claro cada punto y resuelven cada incógnita. Bueno, el "por qué de todo" no llegan a explicarlo de manera explícita supongo que por rollos de la clasificación por edades pero te mandan unas indirectas del tipo "Busco al Señor Soborno, guiño guiño." No me ha dado la sensación de que hubiera lagunas o cabos sueltos.

El resto de apartados cumple de sobra y es muy cómodo. Los menús me han encantado, y se nota que el juego se hizo pensando en pantallas táctiles. No tiene problemas de rendimiento, ni fallos, ni cosas extrañas. Tiene un sistema de guardado comodísimo que guarda de manera automática, te permite guardar a ti y guarda sí o sí cada vez que sales del juego. Es una lástima que no dure más porque en 7h te lo has ventilado enterito.

Y la verdad es que no hay mucho más que contar sin pararme a destripar el argumento o sin repetirme pero creo de verdad que este es un juego que hay que empezarlo sin saber nada de la historia para permitirle al juego que te lo cuente y así logre atraparte. ¿Lo recomiendo? Sí. Es una aventura que no va a suponer mayores problemas para cualquier jugador salvo por el puzzle de la foto. Pero existen guías en Internet para eso, ¿no? Pilladlo de oferta en Steam o GOG y no os arrepentiréis porque sin duda conserva el sabor añejo de las aventuras de antes.

6,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario