martes, 10 de enero de 2017

Análisis - Mario Kart: Double Dash!!


Título: Mario Kart: Double Dash!!
Desarrollador: Nintendo
Plataforma: GameCube
Género: Carreras
Año de lanzamiento: 2003

Quienes me conocen, sobre todo quienes me conocen de toda la vida, saben el cariño absoluto que le tengo a la Nintendo GameCube. Fue mi primera videoconsola de sobremesa y aunque han venido muchísimas después, y algunas incluso repetidas (como la PlayStation 2 recientemente, o la Nintendo 64), esta sigue siendo para mí lo máximo en cuanto a absolutamente todo. Tiene juegazos de los que podríamos estar hablando largo y tendido de manera exclusiva en este blog durante meses como Super Mario Sunshine, Pikmin, Luigi's Mansion, Rogue Squadron III, 007: Todo o Nada... Y la lista solo puede seguir y seguir. Es, sin ningún atisbo de dudas, el punto álgido de Nintendo. Y no voy a entrar a discutir esta afirmación. La GameCube es LO MEJOR que ha hecho Nintendo para sobremesa. Pero esto no es un tributo a la GameCube, sino un análisis de Mario Kart: Double Dash!!. Y es que si estas navidades podrían definirse como las de PS4, mi adorable cubo morado ha sido coprotagonista gracias a este juego.


He pasado las Navidades en mi pueblo, razón por la que mi blog ha estado un tanto parado estos días atrás, y aquí tenemos una habitación trasera a modo de taller-almacén a la que solo se accede por detrás del jardín. Ahí tenemos (o tengo, ya que fui yo quien la salvó de la muerte), una tele de tubo. De esas perfectas para consolas como esta. Y aunque la idea principal era aprovechar que anochece pronto y que la habitación acojona para pasarme Eternal Darkness y Resident Evil: Code Veronica me dio mucho miedo y no lo hice xD Jugué al Eternal Darkness por las mañanas (un par de capítulos) y ya. Pero al que sí que le di fue a este Mario Kart. El juego lo tuve como regalo unas lejanas navidades de 2003 junto a un divertidísimo Hit & Run de Los Simpsons y un CD con todos los temas principales de 007. Pero tonto de mí, lo vendí. Como otros muchos juegos del cubo que poco a poco he ido recuperando. Este lo recompré hace un año o dos.



Tal que así estuve jugando estas fiestas.

Bueno basta ya de anécdotas y vamos a lo que vamos. La principal novedad, y por lo que es recordado por todos este Mario Kart es por la incursión de dos personajes por kart. Esto le proporciona al juego un cambio bastante importante en las mecánicas por varios motivos. El primero, que cada personaje puede llevar un ítem añadiendo un ligerísimo toque estratégico porque puedes optar por dejar al conductor con un plátano en la recámara mientras el segundo personaje, cuya misión es la de tirar objetos, se encarga de defender tu posición. O por el contrario puedes cambiarlos de posición en plena carrera para que quien era conductor se deshaga en el acto del ítem. A esto hay que sumar otro componente que me parece que no se ha visto en ningún otro título de la saga (hablo de memoria y puede que me equivoque), que son los objetos únicos. Cada pareja tiene su propio ítem, y cada miembro de la pareja lo tiene ligeramente distinto.

Me explico: Mario y Luigi pueden tirar bolas de fuego a los contrincantes. Las del primero serán rojas y las del segundo verdes. Bebé Mario y Bebé Luigi tienen un chomp-cadenas que les arrastrará por el circuito (aunque no con la misma invulnerabilidad del Bill-Bala que apareció en entregas posteriores. Y así con todos. Así que aquí la elección de personajes no se limita a un solo hecho estético o de peso, sino que también tiene su punto estratégico. ¿Quién tiene mejor especial, Yoshi o Donkey Kong?

Aquí los enemigos, a diferencia de lo que sucederá en entregas posteriores, son bastante hostiles y la copa espejo es el infierno. Aún recuerdo lo que me costó desbloquear a los personajes más difíciles del juego: Floro Piraña (de Super Mario Sunshine) y el Rey Boo (de Luigi's Mansion). Porque es una sucesión de caparazones azules, normales, plátanos y golpes. Los azules son esquivables por cierto. Incluso jugando en 100cc te encuentras conque siendo un experimentado jugador, vas el 4º o 5º. Y mola, qué queréis que os diga.



Lo que se me queda más corto es el número de copas y circuitos. Solo cuatro copas y 16 circuitos, sí. Personajes desbloqueables tenemos cuatro: Los dos que he nombrado antes y la pareja Toad-Toadette. Tampoco me ha terminado de convencer la dirección de los karts. No se siente precisa, aunque esto puede ser que mi mando ha visto épocas mejores. A lo que me refiero es que muchas veces buscas pasar por un bloque de ítem y te pasas apuntando y pasas a un lado quedándote muy expuesto.

Creo que el tiempo, y sobre todo Mario Kart 8 han hecho que este Double Dash!! se sienta escaso en cuanto a personajes y sobre todo circuitos (lo que más echo de menos son las copas retro) pero que venga alguien y diga que este juego no es divertido, y sobre todo que no se echa en falta la distribución de dos personajes por kart. También pienso que hay karts, como el de los bebés o el de Yoshi que son chulísimos. Y eso que no me he parado a hablar del multijugador, porque es hasta de 16 jugadores a través de internet pudiendo ir dos jugadores en el mismo kart. Aún así y con todo, la entrega es divertidísima y viene genial para echar el rato de manera despreocupada. Algún día hablaré de cosillas que se quedaron en la beta, que siempre es interesante.

7,5/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario