miércoles, 4 de enero de 2017

Análisis - Heavy Rain


Título: Heavy Rain
Desarrollador: Quantic Dream
Plataforma: PS3, PS4 (versión analizada)
Género: Aventura Gráfica
Año de lanzamiento: 2010

Nota: Gracias a un virus que afectó a la Memoria USB que contenía TODAS las capturas que hice de este juego y de Beyond Two Souls, dichos análisis irán acompañados de las únicas fotos que pude salvar: Las de mi viaje a Dubai.

Nota 2: El análisis contiene DESTRIPES (spoilers).

Estas Navidades han sido bastante productivas. No solo he recibido un aluvión de nuevos títulos como veréis más adelante, sino que me he pasado y avanzado en unos cuantos juegos principalmente de PS4. Entre esos juegos se encontraban este Heavy Rain y creo que la mejor manera de empezar el análisis es diciendo directamente lo que pienso y luego desarrollarlo, porque os aseguro que llevo un par de días pensando en cómo introducir la controversia. Este juego está tan sobrevalorado que parece que lo ha hecho Kojima. En serio.

Fuimos un día a echar el rato haciendo el cabra al desierto con unos coches.

A ver, no me malinterpretéis: Es un buen juego, tiene muchísimas cosas buenas como veremos pero, y no es por llevar la contraria, de ahí a que sea la obra maestra de la que todos los usuarios de Sony hablan hay un abismo. El juego nos pone en la piel de varios personajes y todo gira alrededor de un asesino: El Asesino del Origami. Sé que ponerlo en inglés queda mucho más culto y guay, pero estamos hablando en español, ¿no? Dicho asesino mata a sus víctimas ahogándolas en agua de lluvia y nuestros personajes, por separado, tratan de dar con él.

El primero de esos personajes es Ethan, un arquitecto casado y con dos hijos al que la vida le sonríe hasta que aparecemos nosotros. El segundo personaje es Scott Shelby, un investigador privado contratado por los familiares de las víctimas para averiguar más sobre el psicópata que está atemorizando a la ciudad. El tercer personaje es Madison Paige, una fotógrafa con insomnio que se encuentra un poco de casualidad con Ethan y se suma a ayudarle. Y el cuarto personaje jugable es Norman Jayden, un agente del FBI asignado a la investigación y que tiene que lidiar con todos los trepas de la comisaría. Todos los personajes están bien construidos, a decir verdad, y logran desarrollarlos a todos sin tener que limitar al jugador la toma de decisiones. Aunque... El juego a decir verdad hace trampas.

El juego empieza flojo. Pero flojo, flojo, flojo. Flojo de verdad. Deprimente. El peor videojuego que podéis empezar una ilusionante mañana de Navidad. Empezamos controlando a Ethan, que como he dicho es un fantástico arquitecto de éxito que vive en una casaza alucinante. Tiene dos hijos súper felices, una mujer que le quiere un montón y todo es idílico. Como protagonista de una vida idílica haces cosas tan fascinantes como trabajar en una casa, ducharte, salir al jardín en modo autista, jugar con tus hijos y demás cosas que podrías hacer en la vida real y serían más interesantes que en un videojuego. Entonces en una de esas cosas tan rutinarias como es ir a un centro comercial, al ser Ethan INCAPAZ de decirle a un payaso "oye espera un segundo que le doy la mano a mi hijo antes de pagarte", pues se tira diez horas buscando dos dólares. Su hijo muere atropellado y entonces Ethan se divorcia, todo es gris y deprimente y parece que no le queda dinero para vivir en una casa normal con mobiliaro normal y se da a la vida de soltero fracasado. No me preguntéis por qué, porque no me parece coherente.

Tampoco entiendo por qué el juego se tira dos horas para contarnos que Ethan ha pasado de ser guay a ser una persona miserable (5ª definición de la RAE). Es que pienso, por ejemplo, en Star Wars y con dos frases y cuatro escenas te presentan a Obi Wan Kenobi. Y esa presentación nos sirvió a todos para admirarle y saber que no había que ir tocándole las narices. Hablo de antes incluso de que saliera el Episodio I, cuando solo teníamos la trilogía original. ¿De verdad es necesario el sopor del principio?

Yo iba en el coche blanco. Fue todo muy divertido. Ah, y el juego luce guay.

Después de un comienzo tan sumamente prometedor lo cierto es que todo va a mejor y acaba enganchando de lo lindo, volviéndose en una clarísima aventura de cine negro que logra ir más allá del propio género. Esa obsesión de los personajes por seguir, por conocer la verdad, traspasa todas las barreras y logra llegar al jugador. Cualquiera que haya jugado sabe a lo que me refiero. Porque sí, el juego en parte logra destruirte cada vez que juegas gracias a tanto tono ocre, tanta lluvia y tanta cara larga y desdicha. Pero te absorbe, y por muy forzada que esté la historia en ciertos momentos como veremos luego, hay que reconocerle algo a Heavy Rain y es que la historia está al servicio del jugador. Al igual que en Grand Theft Auto V tenemos el mapa a nuestra entera disposición, aquí es la historia y se nota mucho la presión cuando sabes que el peligro es real. Que si están intentando matar al personaje que llevas en ese momento y muere, se acabó. Esa línea argumental desaparece y la historia cambia por completo y eso, esa sensación, es genial. Los protagonistas pasan a ser avatares desplegados en varios frentes de tu propio campo de batalla.

En la otra cara de la misma moneda nos encontramos las situaciones forzadas de las que hablaba antes. Ejemplo: Cuando Ethan es perseguido por la policía, que hay equipos SWAT y todo detrás de él, me subí al tejado del motel en el que estaba. Entonces un helicóptero me enfocó con una luz potentísima y me vi rodeado de policías. Entonces decidí que lo mejor que podía hacer era saltar al vacío, me golpeé con unos andamios, paré a un taxi, robé el coche y me fugué. Preguntas: ¿por qué el helicóptero dejó de enfocarme una vez me tiré de la azotea? Hablamos de un motel de dos plantas. ¿Por qué el taxista no percibió que tanto dispositivo policial detrás de mí NO era una buena señal? ¿Por qué no me persiguieron al momento? ¿Por qué no dispararon? Y aquí surge una respuesta común: Porque si no, no habría historia. Y eso no mola.

Se me ocurren más preguntas sin respuesta. ¿Por qué el investigador privado inicia una línea de investigación contra el niño rico si en todo momento sabía quién era el verdadero asesino y no iba a inculpar al chaval? ¿Por qué interroga al padre en plan "quiero toda la verdad" cuando ya la sabía? ¿Por qué aparece Ethan al principio con una figura de origami después de perder a su segundo hijo? ¿Por qué cuando, al final del juego, el agente del FBI y el investigador están forcejeando sobre una cinta transportadora y lanzándose chatarra que cae sobre el dispositivo policial que tiene acordonado a Ethan, NINGÚN policía se gira a ver qué pasa? Y podría seguir, pero no es cuestión de reventarle el juego a todo el que piensa que es un 10.

Al ser día impar, los camellos tenían prohibido circular.

Insisto en que el juego es bueno. Divierte, engancha y a mí no me dio la sensación de película interactiva que le critican. Tiene demasiada jugabilidad en plan QTE y moverte de aquí para allá como para limitarlo todo a ese concepto. En cuanto al control me ha gustado bastante aunque los giros del mando para controlar el movimiento de los vehículos me pareció bastante confuso. Pero bueno basta con girar de manera racional y coherente. O sea que si quieres dar un volantazo a la izquierda no deberías mover el mando a la derecha debido a que son direcciones opuestas.

Este primer contacto con los juegos de Quantic Dream me ha gustado bastante. Aunque títulos posteriores como los de Telltale Games me parecen mejores, está claro que ha sido este Heavy Rain, con permiso de Fahrenheit quien puso de moda esta clase de jugabilidad.

8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario