viernes, 6 de enero de 2017

Análisis - Beyond: Two Souls


Título: Beyond: Two Souls
Desarrollador: Quantic Dream
Plataforma: PS3, PS4 (versión analizada)
Género: Aventura Gráfica
Año de lanzamiento: 2013

Nota: Si quieres saber por qué el análisis no va acompañado con imágenes preciosas del juego, dignas de un Premio Pullizer, visita mi análisis de Heavy Rain aquí.

Este Beyond: Two Souls es raro. Porque por un lado se nota que Quantic Dream quiso subsanar ciertos errores cometidos en Heavy Rain pero le hace que cometa unos nuevos. Salió en 2013 primero para PS3 y fue reeditado junto con el otro juego mencionado para PS4 y he de decir que tres años después visualmente me ha parecido fascinante. La captura de movimientos y sobre todo de expresiones es maravillosa y no me extraña que se alabara tanto en su momento.

En esta nueva aventura estamos en la piel de Jodie (Ellen Page) que posee un don especial que básicamente es un espectro atado a ella que de vez en cuando le obedece. Este ente se llama Ayden. En todo este jaleo mental que tiene la pobre chica aparece Willem Dafoe (quien interpreta al Dr. Nathan Dawkins) para ayudarla y tal.


El coche en el que iba yo. Aunque no lo parezca era enorme.

Vale voy a ir un poquito directo al grano y sé que me voy a extender bastante más que con el análisis del Heavy Rain que se limitó a las cosas que no me cuadraron y un poco a lo que molaba de verdad. Voy a empezar por lo evidente que parece que nadie ve: Este juego es distinto. En el otro título tenemos la historia a nuestra disposición y aquí, no. Aquí se nos quiere contar una historia y que participemos de ella. ¿Problema que nos encontramos? Que han intentado hacer un "sí pero no" de Heavy Rain. Si en Heavy Rain vivíamos una historia y la experimentábamos, aquí nos quieren hacer creer lo mismo cuando no es verdad. El resultado es que uno se siente como si le acabaran de subir al escenario de una obra de teatro que no se conoce. En resumen: Se han cargado el libre albedrío argumental pero nos han dado a cambio más juego. Además se han cargado el control tan bueno que teníamos.

Querría dar un repaso más al tema este del libre albedrío porque aquí como el juego se empeñe que algo tiene que pasar, va a pasar. Y te quita el poder de decisión para que sean los personajes los que "decidan". Si Jodie quiere que Fulanito (no sé cómo se llamaba) venga a cenar pese a que todos le odiamos, vendrá a cenar y da igual que intentes rebelarte. Yo lo he notado bastante en ciertos momentos en los que, por curiosidad, quise salirme de lo evidente y tiré por el camino del "¿y si...?"

Las partes de relleno que tanto gustan en Quantic Dream siguen estando, no creáis que no. Pero lo que pasa es que aquí al menos haces cosas. El relleno no es un drama oscurísimo y depresivo donde ves cómo la protagonista hace su vida deprimente pese a estar podrida en pasta. Aquí el relleno es irse a vivir con los Navajos y que pasen cosas turbias y sobrenaturales. Y qué queréis que os diga, pero me mola más el segundo rollo. Sobre todo porque lo hacen bien y no te das cuenta de que es relleno hasta que te has comido la mitad.


Acumulaciones de arena, comúnmente llamadas "dunas".

Antes he criticado que la historia sea más "fija", pero hay que ver el lado bueno: Todo está mejor hecho. Ya no te cuentan cosas porque sí (bueno, lo de los indios y algo más); y ya no pasan cosas porque sí salvo la ida de olla absoluta de un personaje en el clímax de la aventura que pese a todo se sostiene a lo largo de la historia si la analizas en retrospectiva (hasta que empiezas a hacerte preguntas). Se ha criticado mucho que la historia sea un ir y venir cronológico con saltos hacia adelante y hacia atrás. Hasta el punto de que Quantic Dream ha tenido que añadir un "modo cronológico" no le fuera a dar una embolia a alguien. Pero es que incluso esto tiene un porqué: Jodie empieza a escribir sus recuerdos para no olvidarlos y ella misma admite que no sabe situarlos en su memoria, así que empieza por lo que se acuerda y de ahí va tirando. ¿Veis? Por algo que hacen a propósito y que tiene una justificación redonda y la gente lo critica.

Los personajes protagonistas me parecen más profundos que en otras obras (hablo de Jodie y su relación con Ayden) pero cuando te sales de ahí no profundizan como sí parecían hacerlo en Heavy Rain. Pero luego nos encontramos con Nathan a quien en el fondo apenas llegamos a conocer. Me pregunto si incluso esto está hecho aposta dado que el narrador no es objetivo y omnisciente, ya que todo es tal y como Jodie lo recuerda. Y ya que estamos con esto, y volviendo a la linealidad de la historia. ¿Y si en Quantic Dream son de verdad unos genios y estaba hecho aposta? ¿Y si es una representación del poco control que tiene Jodie sobre su vida? Porque al fin y al cabo todo el juego trata sobre cómo ella es manejada por otros, cómo ella va de aquí para allá porque "pertenece" a un grupo de gente que le importa tres cominos si no quiere hacer algo. ¿Eh? ¿Qué me decís? Meditad.


Esto era un espectáculo de un tío que empezó a dar vueltas y se tiró como veinte minutos sin parar.

En serio, Beyond: Two Souls me ha parecido espectacular. Me ha divertido, me ha enganchado y sí, tiene errores nuevos y cosas imperdonables. Pero repito: Me ha divertido. Y para eso está un juego. Ya si me hace pensar, si me hace escarbar en busca de sentidos profundos y todo eso, pues genial.

8,5/10
Gabi's Seal of Approval!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario