lunes, 5 de diciembre de 2016

Análisis - Castlevania



Título: Castlevania
Desarrollador: Konami 
Plataforma: NES (versión analizada); Famicom; MSX 2; Amiga; Gameboy Advance; PC; Wii
Género: Plataforma
Año de lanzamiento: 1986

Lo prometido es deuda caballeros. Dije que si me pasaba el juego colgaría un análisis y hace escasos minutos que le he dado matarile a Drácula. Creo que es un poco difícil analizar este juego porque la industria ha cambiado bastante desde que salió hace ya treinta años, pero voy a intentarlo. De hecho he comenzado a escribir esto y todavía no tengo decidido si es justo ponerle una nota.

Castlevania es uno de tantos títulos que salieron para NES y demás consolas ochenteras donde, a expensas de una duración bastante paupérrima, era menester alargar el título con triquiñuelas tales como... La injusticia. No, tranquilos, no será uno de esos análisis donde me pillo una rabieta porque todo es injusto en un juego y me frustro. Porque eso sería como quejarse de que un coche de los años cincuenta no tiene dirección asistida o airbag. Eran otros tiempos y se pensaba distinto.




Sin embargo sí que quiero lanzar una pregunta al aire y es la que hay que responder en este análisis. ¿Se puede jugar a Castlevania a día de hoy? La respuesta es sí. El juego ha envejecido bastante bien y los gráficos que presenta el título son bastante buenos con sprites bastante detallados. Sabes qué es cada cosa, cada enemigo, cada rincón. Fijaos si no, en la imagen de arriba. Vemos el suelo y las paredes que están hechas de roca, la escalera, una puerta cerrada abajo a la izquierda y un par de candelabros. Quizás los colores no sean los mejores pero me ha sorprendido mucho el nivel de detalle.

El control responde bastante bien siempre que no tengamos que atacar a alguien mientras subimos o bajamos escaleras porque entonces posiblemente acabemos mal. Y la parte de antes del combate final con los engranajes, las escaleras y los monos es mortal. Lo mejor de hecho fue pasar de todo, llegar a Drácula y perder una vida para recuperar toda la barra de vida porque vaya tela.

El juego considero que hay que afrontarlo con paciencia porque vamos a morir. No mucho, no es que sea un juego muy injusto o difícil pero hay un par de zonas donde sí hay que ir con ojo. Y quedarse sin vidas aquí equivale a volver a empezar. Desde el principio. Ahí tenemos el famoso combate con el penúltimo boss del juego: La Muerte. y hasta ahí todo son risas y casi es un paseo.



Por suerte y por desgracia no es un juego muy largo. Sabiendo cómo afrontar cada zona, sin morir y tal, el juego dura unos 30 minutos. Media hora que, muriendo, volviendo a empezar y repitiendo, se puede ir fácilmente al par de horas.

En definitiva, ponerme con este título (que además fue de manera totalmente ocasional) ha sido todo un acierto y supongo que algún día veréis más títulos de la saga comentados aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario