sábado, 22 de octubre de 2016

Análisis - Vampire: The Masquerade - Bloodlines


Título: Vampire: The Masquerade - Bloodlines
Desarrollador: Troika Games
Plataforma: PC
Género: Rol / Acción
Año de lanzamiento: 2004

Basado en el juego de rol "Vampiro: La Mascarada" este Bloodlines, segundo título de la franquicia después de Redemption, salió hace más de diez años para PC y estuvo unos cinco en mi lista de deseados de Steam hasta que finalmente lo compré... En GOG.

El título nos pone en la piel de un personaje que, en el círculo vampírico en el que en breves empezaremos a desenvolvernos por toda la eternidad, es llamado Kindred. Un novato. Alguien al que acaban de convertir. Pero, como no podía ser de otro modo, uno especial. Tendremos que ir haciendo recaditos aquí y allá para los no muertos más TOP de la ciudad de Los Ángeles.

Vamos a ir por partes. El juego se siente como una versión temprana de lo que más tarde serían The Elder Scrolls IV o Fallout 3. Vete de aquí para allá, haz misiones, posiciónate a favor de este o de aquel, obtén mejor equipo, investiga, deambula... Evidentemente, este juego es anterior y se notan mucho las limitaciones, aunque el mapa está bien y ha envejecido decentemente no se puede decir lo mismo de otro apartado que es la grandísima losa que arrastra.

Me refiero a los combates. Es que no hay por donde cogerlos, son absolutamente cancerígenos. Están rotos. Llega un momento en que absolutamente todos llevan armas de fuego, que estaría muy bien si no fueran todos unos ratas y soltasen una cantidad de balas normal y decente, porque necesitas un cargador para tumbar a cualquiera y eso si no se mueve. Cosa que nunca pasa.


Es una auténtica pena, porque el título tiene elementos y zonas absolutamente geniales. Hay misiones principales y secundarias que son un pepino de buenas. Para muestra un botón, que ahí tenéis mi artículo del otro día sobre el 609 de King's Way. O sin entrar en más detalles, están la fábrica de prótesis, el antiguo hotel... Todo esto manchado por una acción que no está bien medida en ningún nivel.

¿Merece la pena el juego? Yo diría que depende. Si eres un fiel seguidor de los títulos de Bethesda, y te gusta encontrar esas localizaciones que te dejan con la boca torcida, seguramente encuentres aquí un título con el que echar el rato pese a sus limitaciones. Y las primeras horas donde apenas hay combates, te lo vas a pasar como un niño. Mención especial y aparte requiere el enorme esfuerzo que han puesto en explicar toda la intrincadísima sociedad de los vampiros: Quiénes son estos, en qué creen, de dónde vienen, qué opinión tienen los demás de ellos, qué posición guardan en la jerarquía, etc. Brutal. Cualquiera con tiempo para leer e informarse descubrirá todo eso sin mucho esfuerzo y más, como su mitología. De verdad que el lore es un puntazo.


Aquellos que busquen un título de acción que ni se acerquen. Como he dicho antes, en las primeras horas apenas hay combates (por no decir que solo vas a colarte a una casa y poco más) y pasas el 90% del tiempo haciendo recados e investigando. He de decir que fueron mis horas favoritas con diferencia, y que pasado el ecuador de la historia bajó muchísimo mi interés hasta el punto de dejar de hacer misiones secundarias.

7,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario