jueves, 22 de septiembre de 2016

Análisis - Firewatch


Título: Firewatch
Desarrollador: Campo Santo
Plataforma: PC (Versión analizada); PS4; Xbox One
Género: Indie
Año de lanzamiento: 2016

Uno de esos juegos que hay que jugar sin saber mucho sobre él. Y es quizás por eso que este será un análisis corto. Sin entrar en términos narrativos, que es su punto fuerte, tengo que explicar que estamos ante una experiencia audiovisual necesaria para cualquier jugador. Firewatch es, en resumidas cuentas, la evolución de lo que juegos como Dear Esther propusieron.

El protagonista aquí es la historia, es la recompensa del jugador. Pero se vive de manera que cada avance no consista en simplemente avanzar por un pasillo camuflado como era el juego de The Chineese Room. Estamos en una extensión enorme de terreno que tenemos que recorrer con la única ayuda de un mapa y una brújula. No hay indicadores, no hay un senderito a seguir en un radar del HUD. No. Y la recompensa por hacerlo bien es la historia.

La música acompaña, los personajes igual, los sonidos... Todo absolutamente entra en juego para construir la narrativa. Es tan importante que, de hecho, es lo primero que se te presenta al iniciar una partida. No es una panorámica del bosque, o los créditos con una preciosa melodía. No. Es el comienzo del relato. Y una vez estás en situación, se construye Firewatch y comienza el viaje.


¿Qué hace de este un título especial? La inmersión, el vínculo con...; y el conjunto. No quisiera decir nada más para no estropear el título. Pero quisiera terminar diciendo que realmente no encuentro nada que achacarle, nada que digas "eh, esto no está bien" aunque es cierto que tiene ciertos momentos en los que el juego se hace cargante. Quien disfrute de las experiencias en los videojuegos, y sea del perfil Explorador, que no dude en comprar este juegazo.

9/10
Gabi's Seal of Approval

No hay comentarios:

Publicar un comentario