domingo, 25 de septiembre de 2016

Análisis - Alone in the Dark III


Título: Alone in the Dark 3
Desarrollador: Infogrames
Plataforma: PC
Género: Horror
Año de lanzamiento: 1994

Última entrega de la trilogía clásica de la serie Alone in the Dark que salió al público en el año 1994 para MS-DOS y en 1996 para Windows 95. Esta entrega por desgracia no ofrece nada nuevo a excepción de algo que nombraré más adelante. He de decir, por otro lado, que si bien la ambientación de Alone in the Dark II me pareció pésima, la de esta entrega sí me ha gustado.

Antes de nada, debo admitir que no tenía muy claro qué era lo que fallaba de la ambientación de dicho título, pero es que el tema pirateo me parecía demasiado fuera de lugar. ¿Por qué entonces esta ambientación rollo western sí me ha gustado? Muy fácil. Os diré por qué:

Alone in the Dark III se sitúa, como todos los juegos, en la década de los años 20. Y mientras que la entrega anterior nos presentaba una serie de piratas inmortales que vivían en una mansión dejada de la mano de Dios con su barco pirata en una caverna y tal; aquí la acción transcurre en un pueblo abandonado del oeste donde se estaba rodando una película. No sé a vosotros pero a mí el contexto me parece muchísimo más creíble y se nota.


Otra cosa que ha hecho bien Infogrames es rebajar el tono de la acción. No hasta el punto de la primera entrega pero algo es algo. Se podría decir que buscaron el equilibrio entre lo que los fans demandaban y ellos pensaban que iba a vender bien. El problema, sin embargo es el mismo: Si estoy en 1994 y quiero pegar tiros me voy a Doom que ya lleva un año en el mercado o incluso, como creo que dije en el análisis del 2, al Wolfenstein. Pero si quiero pasar miedo, ¿a qué me voy? ¿Al Sweet Home de la NES? En fin...

Centrémonos en la chicha. El protagonista es el mismo y ya es denominado un "Detective Paranormal" que esta vez tiene que investigar la desaparición de un equipo de rodaje. Sencillo pero tampoco hace falta mucho más. Gráficamente es igual aunque es verdad que se nota más nitidez en los escenarios. La música y los FX siguen en la línea de las entregas anteriores y el control viene a ser igual sin ningún tipo de mejoras.

Lo único que han hecho para innovar y ofrecer un cambio en la jugabilidad (ese algo del que hablaba al principio) es meter una parte del juego en la que pasas a controlar un puma. Es una parte que me dejó un sabor agridulce. Está bien porque logra sorprenderte toda esa parte del juego pero se siente tan rebuscado y a la vez metido como con calzador...


Con Alone in the Dark III se nota que han querido ofrecer una historia y una experiencia distinta a las demás, desarrollando la originalidad a la hora de presentar un escenario nuevo y bien ejecutado donde los sitios que visitas tienen sentido. Se nota también que han puesto seriedad en el juego otra vez, que se sentaron y dijeron "vamos a hacerlo bien". Ciertamente no es el primero, pero han querido ofrecer más de lo mismo tratando de mantener el nivel y, en mi humilde opinión, se han acercado bastante.


¿Que podrían haber mejorado el control? Sí. ¿Que podrían haber hecho puzzles más lógicos (porque tela)? También. Pero me atrevo a decir que incluso estos fallos forman parte de la identidad de Alone in the Dark. Sin ese control tosco al que tienes que hacerte, sin esos enemigos con una puntería casi casi tan buena como la de los esbirros del primer Uncharted (que yo diría que manejaban las balas con la mente porque caray), sin ese mostachudo detective que no sabes muy bien si tiene treinta y pocos o cuarenta y muchos... Sin nada de eso, Alone in the Dark no sería igual. Se deja querer.

Y a día de hoy, es como un ancianito del Horror. Sabes que en su día la gente miraría esa carátula y pensaría "¡Caray! ¿Seré capaz de pasármelo?"; "¿Dará tanto miedo como el primero?" Y hoy lo ves y te parece... Entrañable.

7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario