martes, 5 de julio de 2016

Impresiones - The Witcher 3 Wild Hunt


Como bien dije en la entrada que escribí sobre mis últimas compras, me han regalado por mi cumple The Witcher 3 Wild Hunt junto con su primera expansión: Hearts of Stone (y sí, Blood and Wine ya está esperándome en casa a que vuelva de Sevilla). No quiero enrollarme más de la cuenta así que voy a ir al grano:

Visualmente es espectacular en PC. Me ha dejado boquiabierto. No sabría decir lo bien o mal optimizado que está porque yo con mi PC lo muevo francamente bien. La historia en principio continúa los hechos de la segunda entrega (que a su vez continuaban la historia del primer título) pero no he visto que haya muchas referencias en las pocas horas de juego que llevo. Los menús son inabarcables. Así sin más. Es que no hay narices a enterarse de tantísima información que hay. Por una parte es fundamental para jugar bien (muy propio de la saga, por cierto) pero por otra se te queda la cara desencajada con los tochazos que hay que leerse y la cantidad de información que tienes que saber para, por ejemplo, hacer las pociones que te interesan.

Pongamos un ejemplo. Quieres matar a una bestia "X". Consultas tu bestiario a ver si sabes algo de ella. Esta te da información. Con dicha información necesitas preparar ungüentos (no se llaman así pero es que he olvidado su nombre XD) para la espada, las pociones que consideras oportunas (y esto conlleva buscar los puñeteros ingredientes) y luego ya armarse de valor y, sabiendo cómo se comporta en combate la bestia, hacerle frente.


Molar mola. Mola muchísimo. Mola por la misma razón por la que me encantaron el primer The WitcherRainbow Six 3 o Dark Souls. Porque ese combate no es solo "un combate". No es aplicar las mecánicas del juego en plan "defiéndete cuando levanten la espada"; "dispara cuando veas a un enemigo", etc. No. Requiere de una preparación previa. En Dark Souls la consigues muriendo y estudiando a tu adversario. En Rainbow Six 3 la preparación consiste en estudiar el mapa, aprenderte los puntos clave y ser más listo que tu enemigo. En The Witcher 3 cada bestia combate de una manera distinta. Requiere de un uso de potingues, pociones e incluso estilo de lucha diferentes. Y es ahí donde este juego consigue sumergir al usuario. Estoy hablando solo de unas primeras impresiones, ojo. Que puede que cuando haga el análisis dentro de mil años diga que es algo horrible y repetitivo. Pero el hecho de que cada bestia o animal te exija una táctica distinta a mí me encanta. Es todo un reto intelectual.

Vamos a lo malo. Por cierto, no voy a hablar de la historia porque considero que no llevo lo suficiente pero de momento ni fú ni fá. A lo malo: El juego tiene un gritón y medio de bugs. Y diréis "bueno sí, bienvenido a Temeria huehuehuehue" (realmente el juego no transcurre en Temeria, callaos xD) pero es que yo he salido indemne de mil juegos con bugs. Es que ni los Fallout me han dado problemas. Claro, encontrarme con edificios que parece que se han quedado congelados mientras implosionaban no es algo a lo que esté acostumbrado y ciertamente me molesta bastante. También he visto a gente ejercitando sus gemelos y muslos de maneras muy extrañas (ojalá tuviera un video porque era bastante hilarante) y son cosas que me rompen la inmersión. Como a todos.

En resumen: El juego pinta muy bien. Me ha sorprendido gratamente la cantidad de detalles que tiene el mundo. Dan ganas de ir a cada rincón a explorar. Por otro lado, hay demasiada información y tiene bugs.

Os seguiré informando. Aprovecho para contaros que he acabado Kholat y God of War Chains of Olympus; llevo ya unas tres horas en Undertale; y estoy más cerca de terminarme Yo-kai Watch.

¡Saludos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario