jueves, 7 de julio de 2016

Análisis: Undertale


Título: Undertale
Desarrollador: Toby Fox (y más gente)
Plataforma: PC
Género: Indie
Año de lanzamiento: 2015

Lo primero de todo: El juego es un 10. Os lo digo más que nada porque el análisis se va a centrar principalmente en por qué es lo que yo considero "Perfecto". Segundo punto a tener en cuenta: Se avecina un tochamen. Tercero: El análisis REVELA detalles de la trama. Estáis avisados.

Cuando juego a un juego busco varias cosas en él: Primero y principal, que me divierta. Es un juego y tiene que divertirme. Mi profesor de Diseño de Videojuegos me dijo que un título no tiene por qué divertir más que nada porque se trata de un elemento subjetivo. Lo que a mí me parece divertido a otros les parece un coñazo y viceversa. Posiblemente mi manera de jugar a GTA V aburra al 99% de chavales que viven en el juego. Y a mí no me atrae en absoluto andar haciendo el retrasado en el online. Así de simple. Mi manera de jugar, por cierto, es coger un coche (uno mío, personalizado hasta arriba), ponerme mi música y CONDUCIR. Llega un punto en el que me pongo a hacer el retrasado, la lío con la policía y etc. pero básicamente mi manera de jugar es de lo más autista que ha visto jamás Rockstar. Pero oye, soy feliz y como juego sin molestar a nadie no tiene más. Y sí, me gusta (me encanta de hecho) Euro Truck Simulator 2. Lo tengo y os asustaría saber la de horas que me he pasado conduciendo un camión. Volviendo al tema: Undertale es divertido. Tiene partes que, lo siento mucho, me han parecido un coñazo. Concretamente la parte final con la pesada de Alphys. Pero es un juego que incluso cuando busca ser tedioso (porque lo busca deliberadamente) logra arrancarte una sonrisa y lo más importante: Logra meterte en el mundo, aumenta la inmersión.

Otra cosa que busco cuando juego a un juego es que me atrape, me enganche. Haga que quiera seguir avanzando por mi propia voluntad y no por el simple hecho de acabarme el juego y a otra cosa. Y Undertale lo consigue. Atrapa, engancha. Y esto lo hace gracias a una red de puntos fuertes. Por un lado tenemos la base para una buena historia: Personajes memorables. Y lo siento, pero si algo he aprendido gracias a la literatura y el cine así como de las series de TV es que las mejores historias tienen una premisa simplísima. En El Hobbit tienen que encontrar un tesoro custodiado por un dragón (que suena a cuento estándar número 217); en Breaking Bad tienen que vender droga; en Kill Bill la Novia busca vengarse... Es que la premisa siempre es lo más simple del mundo. Y Undertale tiene esa premisa: Un niño cae al mundo de los monstruos. Fin. ¿Qué es lo que hace de Kill Bill, Breaking Bad, etc. algo grande? Sus personajes y las situaciones que estos generan. Luego esos personajes suelen tener subtramas para darles profundidad que en el fondo y por norma tampoco es que sean el adalid de la complicación. Salvo en el universo de Tolkien, donde el propio mundo es algo tremendamente complejo, como en Star Wars pero intentad simplificar sus historias y os daréis cuenta que lo enrevesado está en una buena construcción de sus personajes.



Undertale no tiene unos personajes tan tridimensionales y complejos como los ejemplos que he puesto anteriormente, pero sí tienen la profundidad suficiente para que puedas ver cuál es su personalidad. Y tienen una personalidad tan exagerada que unido a los diseños visuales que se gastan hace imposible olvidarlos. En algunos casos como Flowey, va en contraposición a su personalidad. Lo que engancha en Undertale es lo surrealistas que son sus personajes, las situaciones tan absurdas que te hacen vivir y cómo se burlan a su manera del hecho de formar parte de un videojuego. Tenemos a Sans, que quiere y admira su hermano Papyrus aún conociendo sus defectos, que es un pasota y un vago hasta límites exagerados. Pero que luego, en secreto, se preocupa muchísimo por Papyrus y hace lo imposible para que siga siendo como es. Luego tenemos a Flowey que, bajo su tierno aspecto de florecilla, esconde el mayor villano del título. Consciente de que vive atrapado en un videojuego no duda en corromper nuestra partida guardada, echarnos del juego y hacer trampas para que no le podamos vencer. Y esto no es ni la punta del iceberg.

Si Undertale es lo que es, no es gracias a su historia, no es gracias a su argumento. Es gracias a sus habitantes, a sus situaciones. Y si hay algo que me ha demostrado es que... ¿por qué no? Se les ocurre algo y por "trambólico" que sea lo meten en el título dándole sentido. Y si no tiene sentido se burlan de ello y ya. El tema de las situaciones y los personajes es tan bestia, que dependiendo de cómo juguemos, cambiaremos sus reacciones y cambiaremos el propio mundo de Undertale.



Este asunto es más complejo de lo que a priori puede parecer. Y es que la gracia reside en que podemos ir o bien matando a todos los enemigos que nos encontremos o bien convenciéndoles de que no somos agresivos. La segunda vía es la correcta, es la manera en la que está pensado que juegues. La primera, la rama genocida, al contrario, rompe el juego. Pero es que es parte de la experiencia. Ya no hay risas, ya no hay ciertas situaciones. Vas avanzando como una imparable máquina de matar y puedes pararte a saquear tiendas (porque el dependiente habrá huido) y ver los pueblos totalmente vacíos. La gracia reside en que Undertale es el elenco de personajes que lo pueblan. Y si los matas te quedas en... Nada.

Una tercera cosa que busco cuando juego es evolución. No necesariamente de mi personaje, ni de lo que me rodea. Es difícil de explicar, pero se resume en la sensación que se siente cuando has realizado un viaje. Para mí, y juraría que lo comenté en las Impresiones de The Witcher 3, la guinda del pastel en un juego que me ha hecho disfrutar es que me deje con la sensación de haber hecho un viaje. Dark Souls, The Witcher (el primero), Bloodborne, Tales of the Abyss lo consiguieron. Llegué al final y fue una de... "¿Y ahora qué?" Vale que con Undertale esta sensación no es muy grande (el juego dura poco más de 5h) pero dejan tanta marca sus personajes que la sensación de viaje está ahí. Y lo adoro.

Otra cosa que busco en un juego es que tenga SECRETOS. Que de pie a teorías, a elucubraciones, a misterios. Y Undertale sabe que existen los foros, y que es bueno que hablen de ti sobre todo si logras despertar la curiosidad en los jugadores. Así que han metido una serie de easter eggs y misterios para hacer que aquellos que más disfrutaron del juego sigan hablando de él.

Visualmente, estamos ante un título simple no: Lo siguiente. Es que roza lo cutre, hay que reconocerlo. Pero es que, ¿para qué? ¿Para qué más? Si lo que quieres es que se fijen en tu historia, tienes que trabajar en ese elemento en pos de los demás. Y realmente ahí está la gracia, que el juego es tan bueno y tan divertido que no necesita unos graficazos. Demostrando por el camino que no necesitas unas texturas ultrarrealistas en 4K para que tu título sea fantástico. Es reírse en la cara de las grandes empresas.

La música es otro 10. Es pegadiza, tiene pistas suficientes para que no llegues a cansarte y hace que acabes buscando alguna en YouTube (en mi caso la de Mettaton xD). Son pistas tipo retro, emulando la época dorada de los 8-bits.

A todo esto, hay una cosa que lleva trayendo de cabeza a varias personas y aunque realmente daría para un artículo entero voy a ponerlo aquí. ¿A qué género pertenece Undertale? Bueno, planteémoslo así: ¿A cuál pertenece Evoland? ¿Y Limbo? ¿Dear Esther? Vale, siempre habrá gafapastas que digan que Evoland es un título de Aventura en tercera persona o que Dear Esther es... Lo que sea. Pero lo cierto es que Undertale no puede catalogarse como un JRPG y mucho menos como un RPG. Estoy de acuerdo en que no comparte ni las mecánicas ni la profunidad que se supone deben tener los JRPG pero es que si nos vamos a un RPG rompe la primera regla que tiene este: No estás eligiendo un rol. Si nos basamos en la norma de que tomas el rol de un personaje (el niño que cae en el mundo de los monstruos) y que ese principio basta para catalogar como RPG un videojuego entonces absolutamente todos los videojuegos habidos y por haber son de rol. Y dado que no podemos escoger, como sí sucede por ejemplo en Elder Scrolls Arena qué clase de personaje llevamos, no es un RPG. Huelga decir que no posee la libertad de movimientos que se nos permite en cualquier juego de rol ya sea occidental u oriental.



¿Qué genero es entonces? Lo más parecido a este título que se me ocurre es Evoland dado que es una mezcla de mecánicas de diversos géneros y de ahí que lo catalogue como género Indie, pero me atrevería a decir que lo más cercano es Aventura. Lo que sucede con Undertale es que los personajes que lo habitan no quieren que andes resolviendo puzzles. No te dejan jugar. Podríamos catalogarlo por tanto como un juego del género Anti-aventura. Toriel básicamente nos coge de la mano para que no nos hagamos daño; Papyrus es un negado; Alphys nos va destripando los puzzles... Undertale, como lo fueron Kholat Dear Esther son experiencias jugables. Quizás este tenga un reto mayor que los otros dos pero no dejan de ser experiencias. Y en este caso, estamos ante un cuadro que deja que interactuemos con él. Estamos palpando con los sentidos una obra increíblemente personal que ha hecho alguien, buscando transmitir algo. Y lo mejor es que no es uno de esos cuadros que si cuelgas del revés no se nota. Porque otro puntazo de Undertale es que si quiere que te frustres, será injusto y te frustrarás. Para justo en ese momento saber que el juego buscaba ser injusto. Y él mismo espera que lo sepas.

Undertale hay que jugarlo, hay que experimentarlo, vivirlo y viajarlo. Supongo que si te has leído todo esto es porque ya lo has hecho. Si no, pues no sé a qué esperas sinceramente XD

10/10
Gabi's seal of approval

No hay comentarios:

Publicar un comentario